El ‘boom’ de la indexada se acelera: recibe ya el doble de inversiones que en todo 2020

650.000 millones de dólares equivalen a la suma de las economías de Bélgica y Portugal y suponen casi un 60% de la española. Pues bien, hasta esa impresionante cifra asciende ya la montaña de dinero que está entrando este 2021 en los productos de inversión indexada, los fondos indexados y los ETF, según los datos de EPFR Global.

Una cantidad que impacta ya en términos absolutos, pero también sobre el propio crecimiento histórico de esta forma de invertir. A cierre de septiembre, ya ha entrado en estos productos el doble de dinero que en todo 2020, según los informes de Bank of America.

Pero es que la cifra se agiganta todavía más al compararla con la gestión activa. A pesar de que está siendo un buen año también de entradas de dinero en estos productos, los 113.000 millones de dólares que han captado hasta cierre de septiembre suponen solo una sexta parte de lo metido en la indexada durante el mismo periodo.

P. Soler

Varias razones explican la pujanza de los fondos indexados y los ETF a nivel mundial. Por un lado, su sencillez. El inversor que no quiere complicarse sabe que eligiendo uno de estos productos tendrá la misma rentabilidad que la bolsa, mientras que con los fondos de gestión activa tiene que dedicar tiempo a encontrar un buen gestor.

Por otro, sus costes, mucho más reducidos que en los de gestión activa. Precisamente porque no hay que pagar a un gestor y un equipo de analistas para evaluar, seguir y elegir a las compañías, sino simplemente replicar las empresas que forman parte del índice.

Y, en tercer lugar, sus resultados. En renta variable de EEUU, a cinco años, tan solo el 27% de los gestores han logrado superar la rentabilidad del índice S&P 500, mientras que en la europea esta cifra se reduce todavía más hasta el 24%, según los datos de Spiva.

En España: se multiplica por siete en siete años

El crecimiento de la gestión indexada no está siendo tan bestial en España como en el resto del mundo, pero también se está acelerando y se ha multiplicado por siete en los últimos siete años. De los 237.714 millones de euros que hay en productos de gestoras internacionales a cierre de junio, los fondos indexados y ETF suponen ya 53.485 millones, según los datos de Inverco, la asociación del sector, y eso que no incluye las cifras de Vanguard, uno de los gigantes de la inversión pasiva.

Unos datos que seguirán creciendo porque cada vez más inversores institucionales utilizan estos productos para invertir y porque los particulares tienen una mayor diversidad de canales con los que los pueden contratar. Ya sea invirtiendo en fondos indexados directamente, a través de plataformas como Openbank, MyInvestor, EBN o Ironía, entre otros, o a través de carteras ya configuradas, como las que ofrecen los gestores automatizados o ‘roboadvisors’, como Indexa Capital, Finizens, Inbestme, Finanbest o algunas de las entidades comentadas anteriormente.

¿Una moda o tendencia de largo plazo?

¿Pero seguirá el ‘boom’ de estos productos? Las gestoras activas defienden que tantas entradas de dinero en gestión indexada están provocando que los precios de las compañías que forman parte de los índices y, sobre todo, de las que más pesan, coticen a niveles mucho más caros.

“El auge de la inversión a través de ETF y el peso desproporcionado en las FAANG han provocado que los diferenciales de valoración hayan sido cada vez más grandes y que haya perdurado durante muchos años”, opina Ana García Justes, del equipo de relación con inversores de Cobas AM.

Lo cierto es que las cifras de gestores que superan a los índices se están moderando mucho en los plazos más cortos. Incluso, en Europa, a un año, el 63% de los gestores de renta variable europea están superando al índice S&P Europe 350, con datos a final del primer semestre, tras el mejor comportamiento de los valores cíclicos e industriales en ese periodo.

Cotizalia

Para los más escépticos con la inversión en índices, están surgiendo productos que también son indexados, pero construidos de forma distinta, con el objetivo de esquivar algunos de sus errores. “Los índices no son perfectos. Si replicas el comportamiento de un índice estás obligado a invertir las compañías que más han subido y menos de las que más han bajado. Y eso implica que tienes más riesgo de comprar burbujas financieras”, explica Ignasi Viladesau, director de Inversiones de MyInvestor.

¿Cómo evitarlos? Desde la firma, han lanzado índices equiponderados. Es decir, “construidos con las compañías que integran el índice, pero dándoles a todas el mismo peso”, explican. Por ejemplo, han lanzado el fondo MyInvestor S&P500 Equiponderado, donde cada una de las mayores empresas de la economía americana pesa lo mismo, un 0,2%.

Con fallos o no, lo cierto es que el volumen invertido en gestión indexada sigue aumentando y podría superar el volumen total de dinero en gestión activa. De hecho, entre los fondos de renta variable de EEUU ya lo hizo en agosto de 2018. Y a nivel global para todos los activos, desde Bloomberg estiman que podría suceder lo mismo en 2026 como tarde.

¿Cuánto puedo ganar invirtiendo a largo plazo?

source El ‘boom’ de la indexada se acelera: recibe ya el doble de inversiones que en todo 2020