Fumio Kishima se convierte en el primer ministro número 100 de Japón

Tras su victoria en las primarias del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD), Fumio Kishida fue investido este lunes como nuevo primer ministro de Japón en una sesión parlamentaria extraordinaria. Su nombramiento fue ratificado formalmente en una votación en ambas cámaras, en las que la coalición oficialista cuenta con amplia mayoría, formalizando así la sucesión de Yoshihide Suga, quien renunció en horas previas junto a su Gabinete en bloque tras poco más de un año al frente del Ejecutivo.

El nuevo jefe de Gobierno tiene previsto anunciar la composición de su Gobierno en las próximas horas, en el que se espera que más de una decena de carteras estén encabezadas por ministros primerizos y que mantenga puestos clave, en una búsqueda de cierta estabilidad de cara a las inminentes elecciones generales. La actual legislatura de la Cámara Baja de la Diera (parlamento) llegará a su fin el 21 de octubre y el país debe disolver las Cortes y llamar a las urnas antes de que finalice noviembre.

EFE

Kishida se convierte así en el primer ministro número 100 de Japón. Lo hace en virtud de las leyes japonesas, que estipulan que el presidente de la fuerza más votada en las últimas elecciones —en este caso, y casi siempre, el PLD— es quien elige al jefe del Ejecutivo, sin importar si se produce un cambio de liderazgo de la fuerza política en mitad de la legislatura. En ese contexto, la elección del exministro de Exteriores al frente del PLD tuvo tintes de noche electoral, dada la mayoría que ostenta actualmente su partido en ambas cámaras parlamentarias y la prácticamente garantizada victoria de la formación en las urnas ante una oposición fragmentada y descoordinada. Según varias encuestas de intención de voto publicadas durante el fin de semana por medios locales, en torno a un 64% de los votantes tiene pensado votar al PLD y a su socio de gobierno, Komeito.

Kishida fue elegido como presidente de su partido en las primarias celebradas el pasado miércoles, en las que participaron otros tres candidatos. Suga anunció a principios de septiembre su decisión de no concurrir en los comicios interiores y, por lo tanto, no optar a la reelección como primer ministro. Entre los retos a los que tendrá que hacer frente el nuevo jefe del Ejecutivo japonés destacan la adopción de medidas para mantener controlada la covid-19, continuar el rápido ritmo vacunación y aprobar los presupuestos generales del Estado.

source Fumio Kishima se convierte en el primer ministro número 100 de Japón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *