Indemnización histórica de 2,33 millones de euros por abuso sexual infantil

El veredicto del Tribunal Supremo del estado de Victoria (Australia) se dictó tras el juicio de dos semanas a la prestigiosa escuela privada The Geelong College, fundada en 1861. El demandante, antiguo alumnos del centro educativo y que no puede ser identificado por razones legales, fue objeto de abusos sexuales dentro y fuera del campus por un voluntario del departamento de carpintería durante las décadas de 1980 y 1990, según informa ABC News.

El juez Stephen O’Meara encontró que el hombre fue agredido sexualmente de forma continuada por Bert Palframan, quien tenía 70 años durante su delito y murió en 1999, y que la escuela es, en última instancia, responsable. «Ese abuso ha tenido efectos psiquiátricos muy significativos sobre el demandante a lo largo de su vida y seguirá teniendo efectos sobre él muy probablemente por el resto de su vida», dijo el juez O’Meara.

“La escuela no hizo nada”

En el momento del abuso, la escuela permitió que el público usara sus instalaciones de carpintería para sus propios proyectos personales. Sin embargo, el abogado del demandante, Michael Magazanik, dijo que Palframan fue visto con frecuencia en el edificio pero nunca haciendo nada.

«Se presentó durante años, nunca trabajó en sus propios proyectos, solo estaba allí para abusar de los niños, y la escuela nunca hizo nada. Ni controles, ni medidas preventivas, nada en absoluto para proteger a los niños«, dijo. Y todo ello a pesar de que la escuela era conocedora de quejas previas por abuso sexual infantil en las instalaciones, ya que en 1987, un año antes de que comenzara el abuso contra el demandante, otro estudiante se quejó a los profesores de “caricias sexualizadas” por parte de Palframan.

The Geelong CollegeThe Geelong College The Geelong College

Según el juez, The Geelong College “tenía una advertencia específica sobre el riesgo para los estudiantes que representaban las actividades de Palframan” y añadió que “estaba en condiciones de investigar más a fondo los asuntos” para haber evitado los riesgos.

Los abogados de la centro educativo argumentaron que no se la debería responsabilizar por el comportamiento de Palframan, ya que no sabían que podría abusar de los niños y no puede ser responsable de lo que sucedió fuera de sus instalaciones. Hay que recordar que los abusos al demandante comenzaron en la escuela pero continuaron en su propia casa, ya que sus padres se hicieron amigos del delincuente sin conocimiento de la situación.

Sin embargo, el juez O’Meara rechazó sus argumentos, señalando que los esfuerzos de Palframan por hacerse amigo de los padres del demandante probablemente fueron una «maniobra de autoprotección» como consecuencia de la negligencia de la escuela.

“Reivindicado y orgulloso”

Magazanik dijo que, durante las dos semanas que duró el juicio, su cliente “fue interrogado, a veces de manera agresiva, y fue una experiencia extremadamente traumática para él”, pero aseguró que “se siente reivindicado y orgulloso de haber luchado contra la escuela” que tendrá que pagar un total de 2,33 millones de euros, algo que el abogado espera que anime a otros afectados a dar el paso y denunciar sus abusos.

Por su parte, el presidente del consejo de The Geelong College, Richard Page, dijo en un comunicado que la escuela estaba «arrepentida por el abuso sufrido por la víctima y otras personas bajo nuestro cuidado» y apostilló que «si bien el perpetrador no era un miembro del personal, como institución expresamos nuestras más sinceras disculpas por nuestros fallos».

El juez encontró culpable a la escuela «por negligencia» en el cuidado de sus alumnos

Esta no es la primera vez que la escuela se ve obligada a reconocer su oscuro pasado, ya que tres ex miembros del personal fueron condenados por abuso sexual infantil de estudiantes en las décadas de 1960, 1970 y 1980.

source Indemnización histórica de 2,33 millones de euros por abuso sexual infantil

OBTENGA UNA MUESTRA GRATUITA

La contactaremos lo más rápido posible.