¿Pueden los Pandora Papers tener consecuencias políticas en Europa?

El secreto financiero ya no es lo que era. La publicación el 3 de octubre de los Papeles de Pandora —unos 12 millones de documentos filtrados que detallan innumerables esquemas internacionales de lavado de dinero y evasión de impuestos— fue sorprendente pero sombríamente familiar. Coordinada por una red de periodistas en 117 países, la publicación de los documentos sigue una batería de revelaciones similares en los últimos años, como los Papeles de Panamá en 2016, los Papeles del Paraíso en 2017 y los Archivos FinCen en 2020. Ahora, como entonces, los medios de comunicación y los grupos de la sociedad civil tratan de exigir responsabilidades a los gobiernos por no haber limpiado el sistema financiero. Una vez más, han sacado a la luz a una panda de dirigentes nacionales, personas poderosas, criminales y celebridades.

Para muchos de los que se interesan por estas cuestiones, los Pandora Papers no son sólo una fuente de frustración y cansancio (aunque también lo son), sino también un motivo más para denunciar los fallos técnicos de de los países occidentales en su lucha contra la corrupción. En el Reino Unido, se puede señalar la negativa del gobierno a dotar de recursos suficientes al Registro de Sociedades o a asignar tiempo parlamentario a importantes proyectos de ley de transparencia, lo que podría sugerir la complicidad con el blanqueo de dinero a gran escala a través de empresas ficticias y del mercado inmobiliario. En Estados Unidos, destacan la falta de acceso público a los registros de la propiedad efectiva de las empresas —incluso con una nueva e innovadora legislación— y la oscuridad legal que rodea a productos financieros como los fideicomisos de Dakota del Sur. En la Unión Europea, cada vez es más fácil argumentar que las directivas contra el blanqueo de capitales del bloque (a diferencia de los reglamentos, que serían legalmente vinculantes) y la lista oficial de paraísos fiscales tienen más que ver con el teatro político que con la aplicación del Estado de Derecho.

Sin embargo, en algunos países europeos, la política puede estar compensando las deficiencias de las política públicas. El primer ministro checo, Andrej Babis, cuyo uso de empresas en paraísos fiscales para comprar propiedades figura en los Papeles de Pandora, acaba de perder por poco unas elecciones que esperaba ganar antes de la publicación de los documentos. En palabras del politólogo Jiri Pehe, Babis “ha perdido seguro algunos votantes a causa de este escándalo”. Los documentos también revelan que el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, que se presentó al cargo con un compromiso de lucha contra la corrupción y la transparencia, tiene al menos una cosa en común con su predecesor, Petro Poroshenko: estrechos vínculos con una red opaca de empresas en paraísos fiscales. No está claro si estos vínculos afectarán a Zelensky en caso de que decida presentarse a las elecciones presidenciales ucranianas de 2024, pero deberían dificultarle convencer a los votantes de que ha ha cumplido sus promesas de gobierno.

Algunos de los líderes europeos con una moral más laxa se preguntarán sin duda lo que esta última filtración de datos podría significar para sus carreras. Los Papeles de Panamá, por ejemplo, hicieron caer al primer ministro de Islandia. Y los periodistas apenas han empezado a escudriñar la enorme cantidad de datos de los Papeles de Pandora.

A la población sí le preocupa la corrupción

Desde la publicación de los Papeles de Panamá hace media década, las desigualdades del sistema financiero han seguido siendo tan perjudiciales como siempre. Sin embargo, el cambio de actitud de los votantes hacia la corrupción y la delincuencia financiera debería ser un motivo de esperanza. La desilusión pública con la corrupción gubernamental se ha convertido en una fuerza poderosa en la política occidental. Donald Trump intentó —y finalmente fracasó— utilizar esta desilusión para remodelar la presidencia de Estados Unidos a su propia imagen. Pero su sucesor, Joe Biden, está empeñado en la tarea contraria: reforzar las normas e instituciones democráticas estableciendo la lucha contra la corrupción como un interés central de la seguridad nacional. Europa puede aprender mucho del enfoque de Biden.

José María Olmo

Los responsables políticos estadounidenses probablemente tengan razón al dar prioridad al aspecto técnico de la lucha. Como muestra el analista político Josh Rudolph, Washington tendrá que regular a los que facilitan la delincuencia financiera si quiere tener éxito en “lo que podría convertirse en la iniciativa política más amplia contra la corrupción y la cleptocracia en la historia de Estados Unidos”. Entre ellos se encuentran los 14 proveedores de servicios a sociedades que son el origen de los Pandora Papers. Las empresas de este tipo suponen un reto especialmente difícil para los dirigentes que están acostumbrados a pensar en la política exterior únicamente en términos de relaciones entre Estados. Para seguir los argumentos de Biden sobre la “corrupción estratégica”, hay que entender cómo los cleptócratas de todo el mundo utilizan empresas y sistemas jurídicos maleables de Occidente para lograr sus objetivos políticos.

Sin embargo, en una democracia, las campañas a largo plazo contra una amenaza persistente pueden depender tanto del apoyo de los votantes como de las leyes, las competencias y la perspicacia técnica. Como indica la retirada de la OTAN de Afganistán, es difícil mantener esas campañas una vez que el público pierde el interés.

Teniendo esto en cuenta, es muy importante que alrededor del 60% de los ciudadanos de la UE vean la corrupción gubernamental como un gran problema. Los partidos políticos europeos deberían traducir esta frustración popular por la corrupción en una amplia base de apoyo anticorrupción, algo poco frecuente en Occidente. Podría haber un número importante de votos en juego, especialmente en un momento de preocupación generalizada por el amiguismo en la adjudicación de contratos públicos relacionados con la pandemia.

Mar Cabra

Esta parece ser la idea que subyace a dos iniciativas anunciadas recientemente en el Reino Unido, donde el 45% de los votantes consideran que la mayoría de los políticos son corruptos. La secretaria de Asuntos Exteriores en la sombra, Lisa Nandy, ha propuesto la creación de un grupo de trabajo para hacer frente al “dinero sucio y las ganancias ilícitas”. Y el periodista Edward Lucas está haciendo campaña con principios similares para el distrito electoral que incluye la City de Londres, el corazón financiero de la capital. Haciéndose eco de Biden, Nandy describe “la lucha contra la corrupción como un pilar fundamental para defender nuestro interés nacional“.

Esta estrategia ofrece la posibilidad de ganar influencia política sobre el Partido Conservador, que gobierna el Reino Unido. El Gobierno conservador está pidiendo a los reguladores financieros que permitan “la optimización de las ventajas competitivas para el Reino Unido”, un sinsentido cargado de la ideología que ha contribuido a muchos escándalos de blanqueo de dinero. Al cambiar la supervisión institucional por el apoyo a las empresas, el gobierno iría en contra de su afirmación en la Revisión Integrada de Seguridad, Defensa, Desarrollo y Política Exterior de 2021 de que “seguiremos garantizando que la apertura de nuestra economía... es una ventaja al protegernos a nosotros mismos y a nuestros aliados de la corrupción”.

El Confidencial

Como han señalado oficiales británicos, Londres es uno de los principales destinos del mundo para el dinero blanqueado desde los antiguos estados soviéticos. Algo que encaja con las decisiones del primer ministro Boris Johnson de retrasar y minar un informe del Comité de Inteligencia y Seguridad de 2019 sobre la influencia del Kremlin en la política británica, y de nombrar al hijo de un acaudalado exoficial del KGB como miembro de la Cámara de los Lores. También los supuestos vínculos entre dos importantes donantes del Partido Conservador y, alternativamente, el Kremlin y uno de los mayores escándalos de corrupción de Europa. A la luz de todo esto, el Gobierno parece tener interés en mantener el statu quo del sistema financiero y del orden jurídico en el que se basa: esos dos donantes —Lubov Chernukhin y Mohamed Amersi— figuran en los Papeles de Pandora.

Populismo de Pandora

Sería fácil caer en el cinismo respecto a los efectos políticos que tienen estos documentos. Al fin y al cabo, gran parte de la actividad que describen es perfectamente legal, al igual que gran parte de la que aparece en los Papeles de Panamá y otras revelaciones similares. Los partidos políticos europeos podrían simplemente consentir la disfunción del sistema financiero, permitiendo que siga proporcionando impunidad a los ricos y poderosos, y que canalice dinero de dudosa procedencia hacia los fondos de sus campañas. Pero, si lo hacen basándose en la convicción de que al público no le importan estos temas, pueden encontrarse con una profecía autocumplida. Llevándolo al extremo, podría acercarnos al entorno político de los estados autoritarios, donde los líderes intentan apaciguar a los ciudadanos convenciéndoles de que la política es inherentemente corrupta: el mundo es un lugar oscuro y peligroso en el que todos roban, así que ¿por qué intentar desafiar el statu quo?

Aunque es poco probable que iniciativas como un grupo de trabajo sobre financiación ilícita cambien por sí solas la actitud de los votantes, podrían ser una parte importante de una campaña a largo plazo para hacer que los gobiernos rindan cuentas por su falta de voluntad para abordar las preocupaciones populares sobre la corrupción. En el caso del Reino Unido, los medios de comunicación han dado una gran cobertura a la “chumocracia” —un término más amable para referirse al clientelismo político— que parece invadir cada vez más la vida pública. A juzgar por el escándalo de los gastos de los diputados, que puso en jaque a la política británica hace más de una década, los ciudadanos utilizarán las urnas para demostrar que sí se preocupan por cómo el dinero corroe la democracia.

*Análisis publicado en el European Council on Foreign Relations por Chris Raggett y titulado ‘Boxed in: How the Pandora Papers could change politics in Europe’

source ¿Pueden los Pandora Papers tener consecuencias políticas en Europa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *