Una vuelta de tuerca al fraude: inventarse dividendos para saquear las arcas públicas

Cómo simular el cobro de dividendos para inventarse retenciones de Hacienda y solicitar la devolución. Esto es lo que ingenió un grupo de ‘traders’, con los que colaboraron directa o indirectamente grandes bancos, depositarios y brókeres a lo largo de toda Europa para recibir miles de millones de varios Estados.

La práctica, conocida como ‘cum/ex’, es una obra de ingeniería financiera que se enmarca en el arbitraje de dividendos, pero que va mucho más allá. El lavado de cupón supone una amenaza de merma de recaudación de los Estados por no cobrar todos los impuestos que deberían, ya que un grupo de inversores traspasa acciones temporalmente por cuestiones fiscales.

En este caso, el daño es no cobrar lo que se debe. Según una investigación de Christopher Spengel, profesor de la Universidad de Mannheim, el agujero acumulado en 20 años en España podría alcanzar los 18.000 millones. Sin embargo, ‘cum/ex’ va varios pasos más allá. No es que se reduzca la recaudación de un Estado, sino que este da dinero que no corresponde a los defraudadores.

Óscar Giménez

¿Cómo puede un Estado moderno devolver dinero por un hecho que no se produjo? Esto es lo que consiguió idear un grupo de ‘traders’ para lucrarse a costa de varios países europeos, entre ellos Alemania, Bélgica o Dinamarca. En España, varios acusados apuntan a que era un mercado potencial y donde se han llevado a cabo operaciones. Sin embargo, Spengel y la Agencia Tributaria coinciden en que es materialmente imposible el ‘cum/ex’ en España, mientras que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cree que es teóricamente viable, pero no le consta que haya sucedido.

Pero lo primero es intentar entender la práctica del ‘cum/ex’. No es fácil, teniendo en cuenta que ha sido pasada por alto por agencias tributarias y supervisores de toda Europa. En los últimos años, Spengel se ha convertido en uno de los mayores expertos, y ha tratado de explicar esta puerta trasera que tienen los Estados en el Parlamento Europeo. Según sus estimaciones, el daño infligido a Alemania alcanza los 7.200 millones. Asimismo, Dinamarca calculó un agujero de 1.700 millones y Dinamarca, uno de 200 millones.

La operativa ‘cum/ex’ consiste en que un grupo de ‘traders’ realiza en circuito cerrado, con un depositario, operaciones paralelas justo antes del cobro de dividendos de posiciones cortas y, mientras vende en corto la acción un inversor al otro, este compra en mercados no regulados (OTC, por sus siglas en inglés) un futuro sobre la misma acción para traspasarlo al otro inversor. Como está ya en periodo de descuento del dividendo, se traspasa con el nuevo precio y con una compensación igual al dividendo neto.

Valor Añadido

Las dos operaciones se neutralizan entre sí. Es decir, los inversores se quedan como estaban al principio. Pero los dos solicitan un justificante de haber soportado una retención al depositario, para trasladársela a la Agencia Tributaria. Se trata por lo tanto de inventarse retenciones de dividendos para solicitar la devolución a que tienen derecho las instituciones de inversión colectiva (IIC).

La estructura es viable gracias a que las operaciones bursátiles tardan en registrarse varios días hábiles y, por ello, se realizan operaciones con futuros sobre acciones que ya no tienen derecho al dividendo, y se paga una compensación a cambio. Este se pagaba en neto, pero el fondo solicitaba un certificado de la compensación para pedir el reembolso contra las arcas públicas.

Barrera en España

El problema para los países que han sufrido ‘cum/ex’ es que no obtienen información acerca de los titulares de las acciones no residentes de valores mantenidos en entidades cotizadas locales cuando se invertía a través de cuentas ómnibus abiertas en bancos locales, o si se invertía a través de entidades financieras no residentes. Esta falta de información era aprovechada para solicitar fraudulentamente la devolución de la retención cuando, en realidad, esta retención no había sido soportada por el solicitante.

Óscar Giménez

Las cuentas ómnibus suponen que el distribuidor puede contratar valores para un tercero sin especificar a la gestora o bróker la identidad del cliente final. Esta práctica, que empieza ahora a implantarse en España a través de Allfunds o Inversis, no ha estado disponible históricamente en el mercado español, lo que suponía una desventaja, por ejemplo, para los fondos españoles de cara a su comercialización en banca privada. Pero también ha servido para que unos cuantos ‘traders’ se hayan aprovechado en otros países y hayan realizado una operativa fraudulenta.

En España, la CNMV respondió a ESMA en 2019 a un cuestionario diciendo que cree que teóricamente ‘cum/ex’ es posible, pero que no ha tenido constancia de que haya habido casos. El Confidencial tuvo acceso a este cuestionario a través de una solicitud en virtud de la Ley de Transparencia. La misma solicitud se envió al Sepblac, autoridad que lucha contra el blanqueo de capitales, y no ha habido respuesta. El Banco de España aludió a una respuesta de la Autoridad de Banca Europea (EBA, por sus siglas en inglés) a un europarlamentario en la que se incluyen cuestionarios de los supervisores nacionales. El Banco de España dijo no tener constancia de investigaciones sobre arbitraje de dividendos.

La Agencia Tributaria, por su parte, explica que este esquema no es posible en España: “Para una correcta aplicación de las retenciones e ingresos a cuenta, los retenedores pueden conocer la identidad y la condición del perceptor como contribuyente del IRNR [impuesto sobre la renta para los no residentes], así como, en su caso, el país de residencia”, explica el organismo dependiente del Ministerio de Hacienda.

Óscar Giménez

La institución señala que para proceder a la devolución se requiere la aportación del certificado de la entidad depositaria donde se hagan constar la identidad del perceptor final y el importe satisfecho por dividendos. Al final, hay que acreditar toda la cadena de traspasos de los valores, lo que impediría ‘cum/ex’. Si se trata de comercialización transfronteriza de acciones con fondos españoles de por medio, el comercializador debe remitir a la sociedad inversora los certificados de residencia de los clientes perceptores.

Asimismo, la Agencia Tributaria ha denegado devoluciones a fondos de todo el mundo durante años. Muchos de estos fondos están recuperando el dinero por vía judicial, con un golpe que superará los 1.000 millones. Sin embargo, “este hecho ha supuesto una gran traba que habría desanimado a operadores en ‘cum/ex’ para utilizar España como plataforma de sus operaciones irregulares”, sostiene la Agencia Tributaria.

Spengel, tras analizar el sistema español, coincide en que no es factible la operativa, dado que la empresa que paga dividendos debe informar a la autoridad fiscal sobre los datos del receptor. Aun así, varios ‘traders’ acusados en Alemania han señalado en sus declaraciones que estudiaron el mercado español e, incluso, se citan operaciones.

La investigación de CumExFiles contiene alrededor de 200.000 páginas. Estas incluyen informes de investigación de varias autoridades, protocolos de interrogatorios de testigos clave y acusados, documentos bancarios internos, correos electrónicos, protocolos de llamadas telefónicas que han sido interceptadas, etc. En la investigación, han participado medios de comunicación de 15 países coordinados por Correctiv, entre los que están El Confidencial, BBC, ‘Il Sole 24 Ore’, ‘Le Monde’ o NDR.

source Una vuelta de tuerca al fraude: inventarse dividendos para saquear las arcas públicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *